¿Qué es un fondo de fondos?

¿Qué es un fondo de fondos?

Un fondo de fondos (FOF por sus siglas en inglés), también conocido como inversión de múltiples administradores, es un fondo de inversión común que invierte en otros tipos de fondos. En otras palabras, su cartera contiene diferentes carteras subyacentes de otros fondos. Estas tenencias reemplazan cualquier inversión directa en bonos, acciones y otros tipos de valores.

Los Fund of Funds generalmente invierten en otros fondos mutuos o fondos de cobertura. Solo pueden invertir en fondos administrados por la compañía administradora del fondo. También existen los que no poseen restricciones y se puede invertir en fondos en todo el mercado.

Cómo funciona un fondo de fondos

La estrategia del fondo de fondos tiene como objetivo lograr una amplia diversificación y una adecuada asignación de activos con inversiones. Dentro de una variedad de categorías de fondos que se encuentran en una sola cartera. En resumen, la estrategia tiene como objetivo lograr una amplia diversificación y un riesgo mínimo.

Existen diferentes tipos de FOF, y cada tipo actúa en un esquema de inversión diferente. Un FOF puede estructurarse como un fondo mutuo, un fondo de cobertura, un fondo de capital privado o un fideicomiso de inversión.

El FOF puede estar encadenado, lo que significa que solo invierte en carteras administradas por una compañía de inversión. Alternativamente, el FOF puede estar libre, permitiéndole invertir en fondos externos controlados por otras compañías.

Este tipo de fondos tienden a tener índices de gastos más altos que los fondos de inversión mutuos regulares.

Ventajas de los FOF

Por lo general, los FOF atraen a pequeños inversores que desean obtener una mejor exposición con menos riesgos. En comparación con la inversión directa en valores, o incluso en fondos individuales. Invertir en un FOF le brinda al inversor servicios profesionales de gestión de patrimonio y experiencia.

Invertir en un FOF también permite a los inversores con capital limitado acceder a carteras diversificadas con diferentes activos subyacentes. Muchos de estos estarían fuera del alcance del inversionista minorista promedio. Por ejemplo, los fondos de cobertura generalmente requieren inversiones mínimas de seis cifras o requieren que los inversores tengan un patrimonio neto mínimo, o ambos.

La mayoría de los FOF requieren un procedimiento formal de diligencia debida para sus administradores de fondos. Tanto los suyos como los que administran los fondos subyacentes. Se verifican los antecedentes de los gerentes solicitantes, lo que garantiza los antecedentes y las credenciales del manejador de cartera en la industria de valores.

Desventajas de los FOF

Aunque los FOF proporcionan diversificación y menos exposición a la volatilidad del mercado, estos rendimientos pueden verse reducidos por las tarifas de inversión que generalmente son más altas que los fondos de inversión tradicionales.

Al igual que la mayoría de los fondos mutuos, un FOF conlleva un gasto operativo anual, conocido como la relación de gastos. Así como los honorarios de administración y los costos operativos. Sin embargo, los inversores del FOF esencialmente pagan el doble, porque los fondos subyacentes también tienen sus costos y tarifas anuales.

Un fondo de fondos puede cobrar comisiones de gestión anuales del 0,5% al 1% para invertir en fondos que cobran otra comisión de gestión anual del 1%. Entonces, el inversor FOF en suma está pagando hasta un 2%.

No es de extrañar que, después de asignar el dinero invertido a las tarifas y otros impuestos, los rendimientos de las inversiones de los FOF puedan ser más bajos. En comparación con las ganancias que los fondos de un solo administrador pueden proporcionar, incluso si los fondos funcionan muy bien.

Elegir buenos gestores de fondos puede ser difícil, especialmente si el FOF está encadenado. El FOF puede terminar poseyendo la misma acción u otro valor a través de varios fondos diferentes, reduciendo así la diversificación real.

Share